ORGÁNICO vs CONVENCIONAL - ¿Cuál es la mejor opción?


Estás en el mercado frente a la gran cantidad de variedades de manzanas para elegir. Observas un área que muestra las variedades "orgánicas" y te sientes confundido acerca de cuál comprar…

¿Hay diferencias en la calidad nutricional?

¿Puedo lavar los pesticidas? ¿Qué tan dañinos son estos pesticidas de todos modos?

¡Ah! Y hay una gran diferencia de precio… ¿Vale la pena?


Es confuso, sin duda, y no sé si tú lo sientes, pero a veces parece que hay una presión por comprar todo orgánico todo el tiempo. Al parecer, los champús, la ropa y hasta los colchones, pueden etiquetarse como orgánicos. Así que exploremos si hay una diferencia o no y si realmente vale la pena gastar ese dinero extra.


¿Cuál es la diferencia?


Orgánico: estos alimentos se cultivan sin el uso de fertilizantes sintéticos (artificiales), pesticidas, hormonas de crecimiento, antibióticos, y dependiendo del país en el que vivas, orgánico también puede significar libre de organismos genéticamente modificados (GMOs). Es importante tener en cuenta que la agricultura orgánica no significa necesariamente que esté COMPLETAMENTE libre de éstos; existen ciertos pesticidas y desinfectantes aprobados, que los alimentos orgánicos pueden usar. Busca las políticas alimentarias de tu país sobre prácticas orgánicas si deseas obtener más información.


Convencional: estos alimentos se cultivan utilizando uno o más de los materiales mencionados anteriormente. Los productos convencionales generalmente duran más que los productos orgánicos.


Vamos a exponerlo...

¿Sabías que algunos agricultores no orgánicos pueden utilizar prácticas de agricultura orgánica pero enfrentan barreras para convertirse formalmente en "orgánicos certificados" debido a las costosas tarifas, los estrictos exámenes e inspecciones involucradas?


¿Son perjudiciales los pesticidas?


Para los humanos: los pesticidas están diseñados para matar las plagas, así que naturalmente te preguntas: "Bueno, entonces, ¿qué me están haciendo a mí?" Ha habido casos en los que los altos niveles de exposición han provocado efectos adversos para la salud en los agricultores. Algunos pesticidas pueden afectar el sistema nervioso, otros se consideran carcinógenos (compuestos que causan cáncer) y algunos pueden provocar irritación en la piel o los ojos. El gobierno de tu país probablemente regula y monitorea el tipo y la cantidad utilizada para garantizar que los alimentos sean seguros a través de pruebas de toxicología, por lo que en la mayoría de los casos no es motivo de preocupación. Pero los resultados de salud son comprensiblemente preocupantes para algunos de los que consumen grandes cantidades de frutas, verduras, granos y legumbres, como suelen hacer los vegetarianos y veganos.


Para el planeta: hay cada vez más estudios y estudios que indican que los residuos químicos de los pesticidas utilizados en las prácticas de cultivo convencionales representan una amenaza para los microorganismos benéficos del suelo, los insectos, las plantas, los peces, etc. Por lo tanto, comer alimentos orgánicos puede tener importantes beneficios ambientales.


¿Cómo puedo disminuir la cantidad de pesticida consumido?


El método de lavado: hay una variedad de soluciones que puedes encontrar en línea. Algunas incluyen jugo de limón, vinagre, sal o bicarbonato de sodio. Estos métodos son relativamente efectivos para eliminar algunos (hasta el 80%) de los pesticidas que se encuentran en la superficie, además de la suciedad, el polvo y las bacterias. Usar una esponja o cepillo también puede ayudar a limpiar la fruta. Entonces, la próxima vez que laves frutas y verduras convencionales, considera agregar una cucharadita o dos de sal, bicarbonato de sodio o vinagre a un contenedor lleno de agua y lava bien la comida durante aproximadamente 1-2 minutos y luego enjuaga con agua fría. agua. También es una buena idea enjuagar adecuadamente los productos orgánicos.


El método de pelado: también puedes pelar la fruta para eliminar una cantidad significativa de pesticidas (más que lavar). Pero considera que también eliminarás gran parte de la fibra beneficiosa. En mi opinión, mantén la cáscara y simplemente lávalas bien.


Comparación de costos

Sin llegar a ser demasiado minuciosa acerca del análisis de costos, se puede afirmar lo obvio; los alimentos orgánicos tienden a ser más caros que los convencionales, y ésto puede ser una gran barrera para aquellos con buenas intenciones pero con un presupuesto restrictivo. En una comparación de precios de 2015 realizada por Consumer Reports, descubrieron que en promedio, los alimentos orgánicos (incluidos todos los grupos de alimentos más allá de las frutas y verduras) eran aproximadamente un 47% más caros que los alimentos no orgánicos. Sin embargo, había una amplia gama y muchos productos que encontraron eran de hecho, el mismo precio o incluso más baratos en algunos casos. Por ejemplo, cuando compraron, descubrieron que la lechuga orgánica, las zanahorias, el jarabe de maple o arce y los aceites de oliva tenían el mismo precio que sus contrapartes no orgánicas.

Si dedicas tiempo y esfuerzo, puedes buscar ventas y promociones para comprar productos orgánicos con mayor frecuencia. Esto conlleva muchas compras y comparación precios, si lo deseas.


En definitiva y de manera realista, terminarás pagando más por productos orgánicos, así que depende de ti presupuestar cuánto estás dispuesto a pagar. Si no está dentro de tus posibilidades pagar productos orgánicos, no te preocupes en absoluto.



No te sientas culpable o presionado por comprar productos orgánicos si no es tu prioridad.

Ciertamente yo no compro todo orgánico todo el tiempo por aquí, simplemente hacemos lo que podemos, cuando podemos.


¿Entonces vale la pena?


Aunque un estudio de revisión sistematizada realizado por investigadores de la Universidad de Stanford concluyó que no hay evidencia sólida de que los alimentos orgánicos sean significativamente más nutritivos (es decir, contengan más nutrientes) que los alimentos convencionales. Llegan a la conclusión de que existe un mayor riesgo de exposición a pesticidas y bacterias resistentes a los antibióticos que con los alimentos convencionales (lo cual tiene sentido).

Como se mencionó anteriormente, existen riesgos potenciales para la salud relacionados con el uso de pesticidas (no sólo para el consumidor, sino para los agricultores directamente involucrados y para el medio ambiente).


También vale la pena mencionar que hay muchos alimentos procesados, como barras de chocolate, postres congelados, papas fritas y bebidas endulzadas con azúcar que están "certificadas 100% orgánicas" pero que no son necesariamente saludables. Muchos de estos alimentos siguen siendo ricos en azúcar, aceites y sal. Recomiendo leer las etiquetas de los alimentos y ser diligente en cuanto a dónde gastas tu dinero. Apunta con la mayor frecuencia posible, a los alimentos integrales que tienen un procesamiento mínimo.


Una nota sobre lo 'natural': orgánico no es lo mismo que 'natural'. Si algo se etiqueta como "todo natural", esto puede significar cualquier cosa, ya que no es un término regulado. El hecho de que algo diga "natural" u "orgánico" no significa necesariamente que sea saludable y se pueda consumir libremente.


Entonces sí. Apunta a los alimentos integrales orgánicos (frutas, verduras, granos, legumbres) cuando sea posible por sus implicaciones para la salud y el medio ambiente, pero tampoco es necesario tener miedo o desviarse de las opciones convencionales. Es mejor comer estos alimentos en primer lugar que evitarlos porque no son orgánicos.


Hay otra cosa a considerar: según algunas fuentes, ciertos alimentos son más susceptibles a la absorción de sustancias químicas a través de sus pieles; y estos tienden a ser las frutas con pieles más delgadas, como las fresas, las nectarinas o duraznos (en comparación con las frutas con pieles más gruesas como los plátanos y las naranjas). Entonces puedes considerar escoger y elegir orgánicos, estos alimentos más susceptibles.

Lo que nos lleva al tema de la docena sucia…


La lista de la Docena Sucia


Lo más probable es que hayas visto o escuchado sobre “Dirty Dozen”, y tal vez incluso sobre “Clean Fifteen”. El Environmental Working Group (EWG) es la fuente principal de esta lista. Fundamentalmente se trata de que los alimentos contienen diferentes niveles de pesticidas y productos químicos (basados ​​en varios factores, incluido el grosor de la piel) y estos 12 alimentos contienen los niveles más altos de pesticidas y, por lo tanto, idealmente se deberían orgánicos si es posible. Y como puedes adivinar entonces, el “Clean Fifteen” incluye la menor cantidad de pesticidas y productos químicos y, por lo tanto, casi siempre se puede comprar de forma no orgánica.

¡OJO! A pesar de que estos alimentos tienen niveles más altos de pesticidas, todavía caen dentro de niveles relativamente seguros de consumo y están medianamente regulados para garantizar seguridad. Por lo tanto, no es absolutamente obligatorio comprar estos productos orgánicos todo el tiempo. La validez de esta lista no se ha confirmado necesariamente a través de estudios rigurosos, por lo que al final, usa ésto solo como una guía dentro de tu presupuesto y preferencias.


Consejo: Si es un salto demasiado grande, comienza con sólo uno o dos alimentos orgánicos para comprar de manera consciente. Considera la disponibilidad y la diferencia de costos. Algunos productos (como las papas) tienden a no costar mucho más cuando se compara lo orgánico con lo convencional.


En conclusión

Orgánico versus Convencional: al final, las prácticas varían de un país a otro y la decisión final de lo que elijas depende de ti. Ambas opciones ofrecen el mismo nivel de nutrientes y la diferencia radica en la cantidad de pesticidas y fertilizantes presentes. Ten en cuenta tu presupuesto al tomar la decisión.

Come tus frutas y verduras: no dejes que las etiquetas te impidan comer estos increíbles alimentos. Si sólo tienes acceso a productos convencionales, ¡genial! Los beneficios de una dieta rica en frutas y verduras supera con creces lo negativo.

Lava bien tus alimentos: considera lavar y fregar en agua fría con bicarbonato de sodio, sal o soluciones de vinagre durante 1-2 minutos para eliminar algunos de los químicos de la superficie.

Lee las etiquetas: sólo porque algo esté etiquetado como orgánico no significa que sea una opción saludable. Verifica el contenido de azúcar, grasa y sodio y apunta a alimentos mínimamente procesados ​​en general.

Lista “Dirty Dozen” o Docena Sucia: puedes considerar comprar algunos alimentos orgánicos, ya que se informa que contienen más pesticidas que otros. Usa esta lista como guía para identificarlos.




Cuéntame...

¿Compras alimentos orgánicos? Si es así, ¿qué priorizas? Déjame sabes en los comentarios o en Instagram con el hashtag #AriAlNatural.


Con cariño siempre, Ari.

2285 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo