top of page

10 Errores al Querer Perder Peso

Las dietas para bajar de peso están de moda en estos días, pero abundan los trucos, los atajos y las estafas. Si has caído en un truco o atajo para bajar de peso, no seas tan duro contigo mismo. La mayoría de las personas lo hacen en un momento u otro.

Estoy seguro de que tus intenciones eran buenas, pero ahora probablemente te sientas peor que antes y no sepas en qué creer ... ¿verdad?


Como asesora de salud, veo muchos "errores" al querer perder peso. Y al compartir con ustedes los 10 errores más comunes que veo, espero que puedas evitar ser víctima de estas equivocaciones. También ofreceré algunas sugerencias sobre dónde enfocar tu energía para obtener los mejores resultados.



Seguir una dieta.


Lo primero es distinguir entre una dieta y un estilo de vida. Una dieta es algo que ofrece ganancia a corto plazo. Un estilo de vida es algo que realmente puedes verte realizando por el resto de su vida. Si sigues una dieta para perder esos 5 kg en una semana, ¡podría funcionar! Pero no se quedará así a largo plazo. Las personas que siguen estas dietas rápidas a menudo recuperan el peso, ¡y más!

Pero esto es algo que seguro ya sabes, así que pregúntate: ¿por qué sigo una dieta?

Una cosa que recomiendo a mis clientes que se recuerden es esto: si hubiera una dieta que realmente funcionara, todos estaríamos flacos ahora.


Ganancias a corto plazo.


Cualquier cosa que promete resultados instantáneos es un truco. Esto podría no ser necesariamente una dieta, pero podría ser batidos, barras, píldoras, tratamientos con láser, terapia de luz, etc... la lista continúa. Lamento decírtelo, pero al menos ahora puedes ahorrarte un dinerito.

En lugar de esto, dedica tu tiempo a enfocarte en las cosas que puedas mantener a largo plazo; cosas que puedes hacer lenta y estratégicamente para obtener los resultados que deseas.



Restricción excesiva de calorías.


La restricción de calorías es la manera más común de perder peso. De hecho comer cada vez menos, suprime el apetito y sigue la pérdida de peso. No hay duda sobre eso.

Pero, como en el punto anterior, esto no es sostenible a largo plazo. De hecho, la restricción calórica ralentiza el metabolismo y puede impedir tus intentos de pérdida de peso en el futuro. Es probable que recuperes el peso. ¿Y lo que es peor? Se ha demostrado que la restricción calórica conduce a relaciones poco saludables con los alimentos, incluso después de que la restricción calórica haya terminado.


Perder el control con las meriendas.


Esas comiditas sin sentido realmente suman, pero no tienes que privarte de las meriendas si descubres que las necesita, en lugar de eso, planifícalas.

A algunas personas les va bien sin refrigerios, pero si sabes que no eres una de esas personas, tienes que escogerlas estratégicamente.

Al planificar tus meriendas y no privarte, podrás controlar mejor el hambre y perder peso; los refrigerios ayudan a mantener el metabolismo a toda velocidad.

Prueba algunas frutas o un puñado de nueces. Algunos estudios han demostrado que los que comen frutos secos tienden a ser más delgados que los que no lo hacen. Hay algunas razones sugeridas del por qué, y una podría ser que la mayor cantidad de grasas y proteínas te mantiene lleno durante más tiempo.






Beber calorías.


Para algunas personas, este es un culpable silencioso. ¡Muchos no se dan cuenta de cuántas calorías líquidas pueden sumar! Estoy a favor de batidos y jugos naturales ocasionales, pero estoy hablando de exceso de jugo, alcohol, refrescos y cafés gourmet como mocchas y lattes, algunos pueden tener más de 500 kcal por taza. ¡Eso es una comida completa en una sola taza!

Así que mantente hidratado no hay problema, pero hazlo de manera inteligente.


Beber muy poca agua.


El agua es esencial para quemar calorías. Si te deshidratas, el metabolismo se retrasa, lo que significa una pérdida de peso más lenta.

Trata de tener el hábito de llevar una botella de agua contigo en todo momento, y trata de tomar un vaso en cada comida y merienda en forma de agua o té.




Comer fuera.


Los auto-servicios (como el auto mac) y las cafeterías agregan aceites y potenciadores del sabor, para hacer que la comida sepa mejor y continúes volviendo por más y más.

Esto significa comer más calorías que si hubieras comido en casa. Disfruta de comer afuera para ocasiones especiales o como un regalo especial, pero no como rutina.

Una solución para comer menos en la calle, puede ser preparar la comida de la semana por adelantado (meal preap), para que no te de pereza cocinar durante los días de semana.





Centrarse en la fuerza de voluntad.


Una vez más, los estudios continúan mostrándonos una y otra vez que la fuerza de voluntad es una fuente agotable. Si confías en la fuerza de voluntad exclusivamente para ayudarte a comer menos o hacer más ejercicio, es posible que no funcione.

En cambio, concéntrate en el poder del "por qué": ¿Cuál es la verdadera razón por la que quieres comer mejor o estar más activo?

Refuerza el "por qué", en lugar de la "voluntad". Intenta escribir esto en una agenda o en una nota adhesiva que puedas poner en el refrigerador o en el espejo como un recordatorio diario de por qué deseas perder peso.





Visión de túnel.


¿Te estás enfocando en una sola cosa como la fuente de tu pérdida de peso? ¿Solo estás cambiando tu alimentación, o sólo el ejercicio?

La alimentación o el ejercicio de forma aislada ayudarán un poco, pero para alcanzar tus objetivos de pérdida de peso probablemente no sea suficiente.

Es todo el paquete/enfoque, incluida la hidratación, el sueño, la falta de sustancias, el estado emocional positivo... Sí, incluso su estado emocional afecta la pérdida de peso. Estar estresado aumenta los niveles de cortisol, y se ha demostrado que ésto causa aumento de peso y también puede dificultar tus esfuerzos para perderlo.



Establecer objetivos poco realistas.


Una vez más, tus intenciones pueden ser puras, pero ¿crees que sigues estableciendo objetivos que no puedes alcanzar? ¿Estás siendo realista sobre ellos?

La asesoría o el asesoramiento individualizado podría ayudar. Piensa en los atletas más exitosos: su éxito es sin duda debido a su esfuerzo incansable, pero en parte también es debido al entrenamiento continuo, la orientación y la tutoría que reciben. Tener un entrenador o alguien con quien contar es más poderoso de lo que puedas imaginar.






¿Y tú, qué tal?


¿Te resultó útil este artículo?

Déjame saber en los comentarios a continuación o en Instagram con el hashtag #AriAlNatural


Con cariño y gratitud siempre, Ari.



313 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page